2019 y Post pandemia: cambios en el turismo y el turismo rural

Adentrarnos en el universo del turismo, nos invita a recorrer recuerdos que parecen muy lejanos, pero que han acontecido hasta el año 2019 con cronometrada normalidad. Luego de atravesar este período de incertidumbre turística, aparece en el mercado, un sinfín de oportunidades que nos invitan a rever las actividades preexistentes e intentar imaginarlas en este nuevo panorama post-pandemia.

Para comenzar a analizar los idearios que van a surgir  de este nuevo turista, es necesario analizar la demanda de mercado, es decir, ¿qué está buscando el visitante? ¿Cuántos días decidirá viajar? ¿solo o acompañado? ¿en base a qué plataformas tomará su elección? ¿qué exigencias en base a salud e higiene tomarán en cuenta? Estas son algunas de las dudas pertenecientes a la demanda turística, donde los emprendedores capacitados deberán hacer uso de sus estrategias para ofrecer así un óptimo servicio de calidad turística.

De esta forma podemos decir que comienza a aparecer, nuevamente, el turismo rural como actividad diferenciadora de oportunidades en nuestro amplio territorio nacional. El turismo rural ha existido desde fines del siglo pasado como una actividad complementaria a las actividades primarias principales que se desarrollaban en un destino. Pero a la vez, el turismo rural, siempre se ha mostrado en la vanguardia de la actividad turística, analizando las tendencias de mercado, la demanda del turista y mostrándose constantemente en un proceso de resiliencia y adaptación al territorio.

Volver a pensar nuestros recursos estratégicos

Analizando el año  2019, el incremento de la moneda extranjera ha provocado una reducción del 13% respecto al año anterior sobre argentinos que viajaban al exterior y aumentando el 11% el turismo extranjero en nuestro territorio nacional. En base a dicho contexto, el turismo interno se vio favorecido.

Sigue leyendo