Travesias 4×4

En la Provincia de Buenos Aires, particularmente en la costa atlántica, cada vez que un destino turístico recibe travesías 4 x 4 puede generar controversias.

Locales gastronómicos, hotelería, comercios, municipios, etc. parecen tener una opinión diferente a algunos ciudadanos u O.N.G. que se preocupan y miran de cerca el cuidado del medio ambiente.

En distintos puntos del país estas travesías irrumpen con toda su maquinaria (camionetas, motos, cuatriciclos, jeeps, etc.) y hacen uso del territorio, donde para ellos cada duna, montaña o rio es todo un desafío cargado de adrenalina, dispuestos a afrontar. Y he aquí donde los ambientalistas y vecinos se preocupan por los impactos que estas actividades generan.

clarin.com

Desde otro lugar se manifiestan los distintos prestadores de servicios, ya que algunos reconocen que la llegada de las travesías son el sustento para sus negocios, en tiempos donde la concurrencia turística no abunda. Los emprendedores, empresarios y comerciantes ven a esta actividad como una visita remunerativa.

El conocimiento técnico en turismo es todo un desafío que vale la pena exponer, a entender que los recursos naturales son la materia prima del turismo, como así también, esos mismos recursos hacen y sustentan la vida y calidad de vida en este tiempo y en este espacio, pero también de estos recursos dependen las generaciones futuras. Por lo expuesto, no es en vano esforzarse en encontrar un equilibrio y una decisión democrática entre los actores involucrados.

Llevar adelante un plan de manejo e impactos ambientales, económicos y sociales que todo arribo pueda ocasionar, es una de las opciones que se puede proponer, sumado a talleres de sensibilización que apueste a la participación ciudadana y a todos los actores interesados en la cuestión. También otra fórmula, al parecer exitosa, para algunos destinos fue regular los espacios aptos para las travesías, destinando una región exclusiva. Cabe destacar que esta situación no es ajena en otros puntos del país y en eventos de otro alcance, fuera de la costa atlántica. A modo de ejemplo se puede resaltar los recorridos que realiza el Rally Dakar.

No debería tratarse de prohibir sino de regular consensuadamente, entendiendo que “los negocios del hombre no son compatibles con la estabilidad de los ecosistemas naturales y de los agroecosistemas. Apelar a criterios relacionales, abiertos al entorno y atento a él, es lo que deberíamos hacer si queremos estar mas o menos a tono con la dinámica ambiental”.

Qué te parece este tipo de actividad? Estas de acuerdo? Comenta!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s